Foto: Trencadís (cerámica fragmentada) en el Parc Güell de Barcelona

****************************************************

miércoles, 17 de octubre de 2012

La mujer que llegó de las estrellas


 Gustav Klimt, Nuda Veritas (La verdad desnuda) (detalle) 1899



 "Pero quien no es verdadero no verá la verdad"

Paracelso


"El Conocimiento surge en la medida en que el objeto conocido está dentro del conocedor"

Santo Tomás de Aquino



El siguiente cuento es una versión africana de la historia del hombre que es visitado por una mujer sobrenatural y se enamora de ella. En esta versión contada por Lauren van der Post y recogida por Wendy Doniger en su libro "Mitos de otros pueblos", la mujer llega desde las estrellas llevando consigo un cesto. Me ha parecido interesante sumar tanto las anteriores citas como las que aparecen al final del texto. 


Antes de casarse con él, la esposa le había hecho prometer que nunca levantaría la tapa del cesto ni miraría en su interior hasta que ella le diera permiso para hacerlo. Si lo hiciera, un gran desastre podría abatirse sobre ellos. Pero fueron pasando los meses y el hombre empezó a olvidar su promesa. Su curiosidad iba en aumento, al ver el cesto tan cerca día tras día, con la tapa siempre firmemente cerrada. Un día, cuando estaba solo, entró en la cabaña de su esposa, vio el cesto, en las sombras, y no pudo soportarlo por más tiempo. Quitando la tapa, miró en el interior. Por un momento permaneció incrédulo, luego estalló a reír. Cuando por la noche regresó su esposa, supo enseguida lo que había sucedido. Se puso la mano en el corazón y mirándole con lágrimas en los ojos, le dijo: "Has mirado en el cesto". l lo admitió y le dijo riendo: "Qué tonta eres. ¿Por qué has armado tanto jaleo con ese cesto? No hay nada en su interior". "¿Nada?" dijo ella, sin apenas fuerza para hablar. "Sí, nada", contestó él enfáticamente. En ese momento, ella le dio la espalda, se marchó entrando directamente en la puesta de sol y desapareció. Nunca más se la volvió a ver sobre la tierra. Y todavía hoy oigo a la sirvienta negra que me dice: "¿Y sabes por qué se fue, amito? No porque él hubiera roto su promesa, sino porque, al mirar dentro del cesto, lo había encontrado vacío. Se fue porque el cesto no estaba vacío; estaba lleno de cosas hermosas del cielo que ella almacenaba allí para los dos; él no pudo verlas y se rió, así que ya no tenía sentido que ella estuviera en la tierra y desapareció.


"El conocimiento exige un órgano hecho  a la medida de su objeto"

"El ojo no podría ver el sol si no fuera ya semejante al sol, y el alma no podría tener visión de la Belleza si no fuera ella misma bella"

Plotino



Lecturas:

 Wendy Doniger, Mitos de otros pueblos. Siruela 2005



.

8 comentarios:

Iconos Medievales dijo...

Querido Jan:

Tengo la impresión de que estos días hemos transitado esferas cercanas.
Plotino, el sol, la belleza...

Isabel dijo...

Qué bonito. Solo se queda el hombre, pero muy sola, más todavía, se queda la mujer.

Jan dijo...

Sí Iconos, parece que "volamos" por esferas cercanas. Y entre ellas la de Farid ud-Din Attar (tan influido por los neoplatónicos a cuya cabeza estaría Plotino) del que recientemente hablaste en tu blog. De este maestro sufí te dejo un relato que podría complementar el aquí presentado. En el también aparece un recipiente que un joven amante desea abrir, pero en esta ocasión éste si que parece descubrir el misterio guardado en su interior:

"Entre los regalos, se encontraba un cofre que el joven siempre había soñado poder abrir. Lo hizo enseguida y en él encontró la descripción del rostro de su bienamada.
Cada vez más inflamado de amor, el joven se entregó a encantamientos hasta que, al cabo de cuarenta días, el hada se le apareció. Al examinarla de pies a cabeza descubrió que había surgido de él mismo.
Asombrado, dijo: "¿Cómo has podido penetrar así en mi?".
Ella respondió: "Desde el primer día, siempre estuve contigo; soy tu alma. Lo que buscas sin cesar no es distinto de ti mismo. ¿Por qué no quieres usar tu inteligencia?
Si miras bien, verás que el universo entero no es distinto de ti mismo; tú eres el alma gemela de todas las cosas, dentro y fuera de ti".

En la pintura de Klimt ¿no tiene la mujer un espejo dirigido hacia quien la mira?

Jan dijo...

Hola Isabel,

podría entenderse como la historia de un desencuentro ¿verdad?

Anónimo dijo...

Creo que la historia aquí contada tiene que ver con la confianza que se deposita en otro ser, y también la infinita desilusión que habrá de provocar no ser reconocido por el otro como tal, con todo lo que la interioridad de cada uno implica, esa riqueza interna que se desea compartir y que, sin embargo, pasa desapercibida por el otro, como si no existiera...da para múltiples interpretaciones, ésta es, brevemente, la que me surge en este instante...

Abrazo!!!

Jan dijo...

Sí Mabel, el relato puede ser representativo de la incomprensión por parte de otros hacia aquello que para uno puede ser tan importante y de ahí la imposibilidad de compartirlo.
Para mí el echo fundamental de la historia es que la mujer no es alguien cualquiera, se trata de una mujer que ha venido de las estrellas, esto es, del mundo de los arquetipos a los que hay que saber escuchar. Esta mujer sobrenatural sería una manifestación del alma que ofrecía a su amante "cosas hermosas del cielo", las mismas albergadas en su interior y así tomar conciencia de su verdadera naturaleza. En ella, aquello que más desea, ha de encontrar el espejo por el que acceder hacia sí mismo, hacia su interior, cuyo final será anular toda separación entre uno y otro. Y como dice el relato de Attar que más atrás dejé "ver que el universo entero no es distinto de ti mismo; tú eres el alma gemela de todas las cosas, dentro y fuera de ti".
Pero ya ves, el amante no supo verlo, ciego a lo que su amada le ofrecía.
Me pareció interesante darle al cuento un sentido gnóstico.

Te mando un abrazo

M.A.O dijo...

Si,me parece maravilloso eso de ser "el alma gemela de todas las cosas,dentro y fuera de ti"...poder sentir empáticamente que somos parte del todo y el todo es parte de cada uno...una aspiración que, debe ser maravillosa, si algún día en nuestras vidas llegamos a sentir...

Jan dijo...

Algo que tienen los cuentos es que pueden hacernos tomar conciencia de ideas que se transmiten y perduran en el tiempo, reactulizándose cada vez que alguien entra en contacto con ellas vivenciándolas en la imaginación.
Alguien dijo que los mitos son reales, ya que nunca sucedieron, pues se dan a cada instante.