Foto: Trencadís (cerámica fragmentada) en el Parc Güell de Barcelona

****************************************************

miércoles, 12 de enero de 2011

Luminosa vacuidad

Proyecto de escultura monumental en el interior de la montaña Tindaya (Fuerteventura)


"Treinta radios convergen en el centro de la rueda,
mas en su vacío
radica la utilidad del carro.
Se labra el barro para hacer vasijas,
mas en su vacío
radica la utilidad de la vasija.
Se horadan puertas y ventanas para hacer un aposento,
mas en su vacío
radica la utilidad del aposento.
El ser es lo contingente,
el vacío es lo Necesario".


Tao te king XI


"Aquí, oh Sariputra, la forma es vacío y el mismo vacío es forma; el vacío no difiere de la forma, ni la forma del vacío; lo que es forma, eso es el vacío, lo que es el vacío, eso es la forma".

Prajñâpâramitâhridaya (Texto Budista)


“Hace años tuve una intuición, que sinceramente creí utópica. Dentro de una montaña crear un espacio interior que pudiera ofrecerse a los hombres de todas las razas y colores, una gran escultura para la tolerancia. Un día surgió la posibilidad de realizar la escultura en Tindaya, en Fuerteventura, la montaña donde la utopía podía ser realidad. La escultura ayudaba a proteger la montaña sagrada. El gran espacio creado dentro de ella no sería visible desde fuera, pero los hombres que penetraran en su corazón verían la luz del sol, de la luna, dentro de una montaña volcada al mar, y al horizonte, inalcanzable, necesario, inexistente…”

Eduardo Chillida
.

Montaña Sagrada de Tindaya en Fuerteventura (Islas Canarias)



El último gran proyecto del escultor vasco Eduardo Chillida no realizado todavía en la actualidad, consiste en la creación de una gran cavidad en forma cúbica de aproximádamente 50x50x50 metros en el interior de la montaña Tindaya de Fuerteventura. Dimensiones no elegidas al azar, ya que se repiten en grandes obras construídas por el hombre, encontrándolas, por ejemplo, en el Panteón de Roma y en Santa Sofía de la actual Estambul. El vacío creado en el corazón de la montaña estaría conectado al exterior por tres conducciones, una horizontal y dos verticales. La primera orientada al Oeste, aprovechando una antigua cantera, sería el pasillo de acceso de 80 metros de largo y 15x15 de lado construido a un nivel inferior al del piso del habitáculo central, con la intención de que desde el interior sólo se vea el horizonte del mar y no las personas que se disponen a entrar al conjunto. Las dos verticales, una situada al Sur y otra al Norte, en su función de lucernarios iluminarían de forma natural al gran cubo, simbolizando a su vez a las grandes luminarias, el Sol y la Luna. Tendrían una longitud de 25 metros desde la parte superior de la cámara central hasta la parte superior de la montaña.

Tindaya era considerada sagrada por los guanches, antiguos pobladores d
e las Canarias. Testimonio de ello son los llamados podomorfos, que se encuentran en la parte alta de la montaña, señalizaciones posicionales de lo que podría considerarse un observatorio astrológico y donde posiblemente se llevaban a cabo rituales de cartacter mágico . Forman parte de este conjunto los 213 gravados repartidos en 57 paneles y 29 siluetas sueltas. En las laderas cercanas se ha encontrado también material arqueológico de gran valor, como restos de cabañas y material cerámico y lítico.


La obra de Chillida está marcada de forma manifiesta por el protagonismo del vacio creado en el interior de la materia, ya sea en piedra, hierro u otros materiales, y donde encontramos innumerables variantes que precederán a su proyecto monumental de Tindaya. En una ocasión dejó escrito: "No hablo del espacio que está fuera de la forma, que rodea al volumen, y en el cual viven las formas, sino que hablo del espacio que las formas crean, que viven en ellas y que es tanto más activo cuanto más oculto actúa".
La luz será otra de las constantes de investigación en su obra unida a la creación del espacio interior. En el alabastro, material pétreo con propiedad traslúcida, será donde el artista conjugará en más ocasiones estos elementos, siendo el vacio dentro de la materia propiamente la escultura, consiguiendo diferentes matices luminos en el sombreado claroscuro de la superficie pulida.



Elogio de la Luz


En otra ocasión el escultor comentó: "Intento preguntar por algo y solucionarlo con un material determinado, y así tengo la posibilidad de desarrollar una idea. Por eso son mis trabajos en hierro o en acero, en alabastro u otros. Los trabajos en hierro hay que comprenderlos como localización en el espacio. En mármol, alabastro o piedra es otra cosa, pues la piedra es el universo del que parto. Trabajo su interior y creo en ella un espacio en relación al universo".


Las propiedades del hierro, tan diferentes a las de la piedra, dan otras posibilidades con las que abordar el tema de la Luz. En la siguiente obra, Chillida realiza una construcción en vertical creando un espacio interior abierto en forma de copa en la parte superior, pareciendo recoger allí la Luz , canalizando luego su descenso, como si de una cascada se tratara, hasta su penetración en la tierra.



Buscando la Luz



En el proyecto de Chillida se descubre un simbolismo que no es ajeno al que se encuentra en templos y otras construcciones sagradas tradicionales. Una de las formas más arcaicas está representada por la Kaaba, cuyo nombre mismo significa "cubo", centro espiritual del Islam. En cuanto al templo hindú, cuya base es generalmente cuadrada, su forma total recuerda, por sus pisos gradualmente reducidos en anchura, la idea del Meru, la montaña polar, simbolicamente el cosmos. En el interior del templo, el hombre se ubica en el corazón de la montaña, y vaciando, o como también se expresa, puliendo su corazón, es uno con el universo. Son muchos los ejemplos del simbolismo cosmológico-axial presente en la arquitectura sagrada en todo tiempo y cultura que se pueden descubrir en el proyecto de Tindaya, seguro no pasará desapercibido a quien esté familiarizado con ello, y de forma especial para quien además tenga experiencia en artes plásticas. Un poeta gran amigo de Eduardo Chillida, José Ángel Valente, escribió en uno de sus ensayos sobre arte:

"El arte es el espacio de la verdad, el lugar donde se funden los contrarios y se muestra la condición fronteriza del ser. El límite no es el perímetro de la creación artística, sino ese no-lugar donde se revela la complementariedad de la materia y la nada, de la palabra y el silencio, de la escultura y el vacío".
*


Webs recomendadas
.
Museo Chillida:
.
http://www.museochillidaleku.com/
.

Proyecto Tindaya:
.
http://www.bufetetecnico.es/arquitectura/proyectos5/proyecto_tindaya.html
.
Enlaces relacionados en este blog:

http://barzaj-jan.blogspot.com/2010/02/borobudur-la-montana-cosmica.html
.
http://barzaj-jan.blogspot.com/2010/12/el-icono-de-la-natividad.html
.
http://barzaj-jan.blogspot.com/2009/11/brancusi-y-el-simbolismo-de-la.html



.

11 comentarios:

Baruk dijo...

Tu entrada me recuerda una reflexión que nos lego el atormentado Cioran: Si queremos volver a unirnos con esa claridad lejana de la que nunca sabremos por qué fuimos separados, es importante salvaguardar ese poco de luz que existe en cada uno de nosotros desde antes de nuestro nacimiento, de todos los nacimientos.

Será por ello que la contemplación simbolica de la Luz me atrae mucho más a cielo abierto que metida dentro de una gruta oscura.

Un abrazo

Salud y románico

**

Jan dijo...

Sí, Baruk,
entiendo tu preferencia para la contemplación simbólica de la luz, de esa luz del eterno nacimiento al que parecen referirse las palabras de Cioran, y que como bien sabes en los templos románicos (y de otras tradiciones) es de importancia fundamental. A mi modo de ver, en el proyecto de la montaña Tindaya, de alguna forma es presente también ese simbolismo, y además de una forma evidente, pues el origen del templo cristiano estaría en una "gruta oscura" como tú dices. En cualquier caso, la cita que dejas me parece tambien válida para este contexto.

Petons

Iconos dijo...

Qué bello proyecto, que me recuerda los versos de Gimferrer con los que define el arte poética:

Algo más que el don de síntesis:
ver en la luz el tránsito de la luz.

Un saludo

Jan dijo...

Hola Iconos,

a mi me parece también un bello proyecto. No sé como siguen actualmente las negociaciones para su construcción. Desde que en un principio se presentó el proyecto tuvo que superar estudios geológicos que aseguraran su viabilidad técnica y enfrentarse a una fuerte oposición por parte de grupos conservacionistas. Ya veremos que pasa finalmente.

Gracias por la cita de Gimferrer, sugiere la idea del saber ver la unidad en la multiplicidad, de vivenciar la eternidad en lo transitorio. Quizá algo de eso soñó Chillida que se pudiera experimentar en el corazón de la montaña de Tindaya.

Abrazos !

Syr dijo...

Chillida sabía que la luminosidad nunca es vacua. Porque es espacio, cripticismo formal, muestra un espacio que huye de las sombras creando un mundo nuevo en que el espacio es la propia luz y al crear su obra, creaba un mundo de estructura dinámica. Es perspectiva porque construye una real verdad y una falsa realidad, verdad y engaño. Crea formas y sombras: el claroscuro. Acaba siendo la plasmación de una realidad creada en la mente del propio artista, luminosa en lo real y oscura en su conceptualismo. La luz, comienza iluminando la obra de arte y acaba convirtiéndose en su elemento principal y, en su descomposición, alcanza el dinamismo.

Salud y románico

Jan dijo...

Hola Syr,

veo que tu interés en el arte va más allá del románico y que la obra de Chillida también te mueve a la reflexión y a analizar algunos de sus aspectos conceptuales. En este arte como en el otro, además de la iniciación o estudio para desentrañar sus claves, es imprescindible desprenderse también de las valoraciones y prejuicios personales. Poniendo como ejemplo el tema que aquí nos ocupa, es necesario ese vaciamiento, como en la montaña de Tindaya para que llegue la luz a su interior.
La expresión "vacuidad" que aparece en el título de la entrada, para evitar confusiones, no hay que entenderlo en el sentido de algo vacuo, carente de contenido o sentido, sino tal como se entiende la expresión utilizada en Budismo Zen de "Vacío Luminoso".

Muy amable por dejar tu inspirado comentario

Salud

Beatriz dijo...

me gusta la imágen de sencillez y sobriedad de la escultura del interior del Tindaya y me aporta sensación de calma
un saludo

Syr dijo...

La montaña, es la representación del centro primordial, Beatriz. El período originario de la humanidad donde la verdad era acesible a todos (Satya-Yuga-Loka), pero a consecuencia de la marcha descendente del ciclo, esa verdad se hizo oculta para la mayoría de los hombres y surgió la Caverna.

La Luz es el complemento. Nos permite recuperar el mundo celeste perdido, porque es "el sol que no quema". Y de eso hay muestras simbólicas en´la escultura, arquitectura y pintura románica.

Salud y románico

Jan dijo...

Hola Beatriz.

Por ahora esa sensación de calma a la que te refieres tan solo la podemos intuir por las imagenes virtuales como las que ilustran el post. Si finalmente el proyecto se lleva a fin, será interesante descubrir las sensaciones que se puedan experimentar en su interior.

Yo concibo esta monumental obra como un templo no perteneciente a ninguna religión, pero con características por las que podría convertirse en un lugar atractivo para determinada espiritualidad laica emergente en la actualidad. Lugar que como todo espacio sagrado, ha de procurar la quietud y la calma tal como tú dices.

Un placer encontrarte de nuevo por aquí.

Saludos !

Beatriz Gessé dijo...

Syr... (sugerente tu nombre)... Jan.... gracias por tu bienvenida en el anterior comentario a tu entrada.

Una es más modernista que románica Syr. Aunque me parece que no llega mi especialidad en modernismo a la tuya en romanico. A mi me encanta la obra de Gaudi y sus discipulos. Me encantan sus sensuales curvas naturistas reflejando mares, árboles, montañas, cuevas...
La sensación con su obra es de baile y alegria para mi. En cambio con el romanico me pongo más serena, seria...
Me encantan los lugares que percibo lo Sagrado, Jan. ¿Además.... por qué será que algunos dias puedo ver por ejemplo una puesta de sol Sagrada y otras no?
En fin... encantada de este pequeño tête a tête

Me voy a firmar con mi otro blog, por si quereís conocerme un poco más allá de mi mundo con imágenes.

Besos
B

Anónimo dijo...

menuda basura...estropear así algo tan natural, aborigen y simbólico para nuestras islas a cambio de dinero...mejor les diera verguenza anteponer el supuesto "arte" a algo tan bonito...centrarse en algo tan "vacio" y olvidar algo que llena a todos los que vivimos y sentimos estas islas.